COLA DE MILANO CON LENGÜETA (1)

 

ESCRITORIO HARTLAND1. VISTA 9

Esta unión es una de mis favoritas, tanto por su ejecución (que no es muy complicada), como por sus posibilidades. Es una junta clásica, presente en muchísimas partes de muebles, sobre todo en cajones y uniones laterales.

Para ejecutarla, hay que tener en cuenta que hay que empezar primero POR LAS COLAS.

En el diseño de las colas, hay que tener en cuenta que la lengueta o solape (L), nunca debería ser menor de 5mm.single lap 1 Lo normal, es relacionarlo con el espesor de la pieza, y hacer esa lengueta 1/3 o 1/4 de dicho espesor. Si tenemos una pieza de madera de 22mm de espesor, y dejamos una lengüeta de 6mm, el vuelo de las colas (C), sería 22-6=16mm.

Con esa medida, usamos ya el gramil, y lo colocamos con una distancia C. Importante: conservar el gramil con su medida, para hacer las transferencias manteniendo siempre la misma dimensión.

El siguiente paso es diseñar el tamaño de las espigas. Una espiga mínima, para luego trabajarla con el formón, tendría un cuello de 4 o 5 mm, y unos ángulos laterales de 1/7 o 1/8. Esa espiga, cuyo cuello fuera 4.5mm,dejaría una parte de abajo de 8mm.NuevoDocumento

Las espigas que encajan con las colas, tendrán esas dimensiones, y en los extremos tendremos una espiga que tiene el extremo exterior recto. Tendremos que dejar, por lo tanto, una medida algo mayor que esos 8 mm..

Pongamos que dejamos 9mm en ambos extremos, con lo que NuevoDocumentomanteniendo el ángulo que hemos decidico, nos daría un cuello de aproximadamente 5mm.

Supongamos que estamos haciendo una pieza en la que vamos a trazar únicamente dos colas en ancho. Esto nos daría lugar a una pieza simétrica, con una cola a cada lado del eje. Tenemos por lo tanto un punto a) y un punto b) , ambos a unos 5 mm de los extremos.Hacemos una linea desde b) hacia el extremo a 4,5mm., marcando el punto c).NuevoDocumentoCon el compas de marcar, tomamos una medida que empezando en a), marque el punto 1) y acabe en c). Ya tendríamos marcado uno de los lados de la cola.

Una vez hecho esto, el proceso es idéntido pero en el otro sentido. Empezando con la misma medida del compás en el punto b),NuevoDocumento iremos hacia la izquierda y marcaremos el otro punto de la cola, es decir el punto 2).

De esta manera ya tenemos dividido el frente de la pieza para dibujar ahora las colas de milano.

Con lapiz y la plantilla de colas, trazaremos las lineas a 1/8, siempre teniendo en cuenta que estamos marcando la cara interior de la pieza.

Es importante tener en cuenta que para marcar la linea de fondo de las colas, vamos a utilizar el gramil con la dimensión que teníamos fijada con anterioridad.NuevoDocumento Esa marca de gramil, es importante que no llegue a los bordes de la pieza, ya que el corte se vería  en el canto cuando montásemos la unió (un cajón, por ejemplo). Dejaremos unos 5mm tal y como se ve en el croquis.

Ahora ya simplemente tenemos que cortar la pieza, con el mismo método que ya os conté en el post de colas de milano pasantes.  Resumiendo: 1)Corte inclinado de los laterales de las colas, 2)Corte del interior con la sierra de joyero, 3)Rectificado con el formón por ambos lados, y 4) Esquinas y chequeo final.

Con todo esto, tendremos la primera parte de la unión hecha, la pieza de las colas. A partir de aquí, vamos como siempre al paso de la transferencia de las colas, que lo desarrollaré en el siguiente post.

Os dejo un par de videos del proceso de corte de las colas, aunque si quereis además ver el proceso completo de rectificado y ajuste, hay más videos en el post de colas de milano pasantes anterior.

https://www.youtube.com/watch?v=yZLwcCxLE2Q

https://www.youtube.com/watch?v=QyqMFaxWO70

 

 

 

La casa rota. Entrevista en Onda Vasca

Solo una pequeña reseña para incluir la entrevista que me hicieron recientemente en la radio, en concreto en Onda Vasca En una agradable conversación con Jon Martija, pude contar un poquito de mis experiencias hasta ahora con la madera, y del camino que intento seguir en el mundo de la carpintería artesana.

Os anuncio también que ya están disponibles los cursos de carpintería artesana, tanto de iniciación como el curso de verano.

Para todos aquellos suicidas que tengan interés en oír la entrevista, aquí os la dejo Un abrazo http://www.ondavasca.com/2014/03/14/lorenzo-garcia-arquitecto-reconvertido-a-ebanista/

COLAS DE MILANO PASANTES(2). Las espigas.

Continuando el anterior post, vamos a intentar terminar la junta de cola de milano pasante con la ejecución de la segunda parte.

En este momento, con una de las piezas hechas y limpias de rebabas, lo que tenemos que hacer es transferir el diseño de las colas a la segunda pieza. Esta operación es muy importante hacerla con precisión, ya que de ello depende que la junta final quede perfectamente ejecutada y ajustada.

Para hacer esa transferencia, aunque hay muchos métodos como por ejemplo apoyar un cepillo en la mesa y copiar las colas (como se ve en el croquis),

transferencia colas milano

el más exacto y que mejores resultados da es utilizar una ayuda a 90º. Se trata de una simple escuadra que podéis haceros con dos piezas de DM, y que va reforzada en la trasera para mantener el ángulo en su sitio.ayuda para transferencia de colas de milano

Colocaremos la ayuda en el tornillo del banco, y en vertical colocamos la segunda pieza de nuestra junta, la que recibirá la transferencia, de modo que vuele un par de centímetros por la izda. Tras esto, con una sargenta colocamos sobre la ayuda, en la parte superior, la pieza con las colas ya hechas.

Ayuda para transferencia de colas de milano

transferencia de colas de milano

Con ayuda de dos escuadras, ajustamos ambas piezas, de manera que la esquina izda quede perfectamente alineada.

transferencia de colas. escuadras

Con las piezas bien sujetas por mordazas, transferimos la geometría de las colas al canto de la pieza vertical. Si lo hacemos con un cuchillo de marcar del tipo plano, es importante ejercer presión lateral en la hoja, de forma que arrimemos el corte a la espiga, y quede bien transferida. En el croquis se ve las zonas de presión en rojo, donde hay que apretar el cuchillo de marcar.

transferencia de colas con cuchillo

Es útil también utilizar cuchillos de marcar muy finos, tipo cutter, para hacer esta operación, aunque en este caso se corre el riesgo de llevarte la fibra de la madera de la cola al cortar. En cualquier caso, esta es la parte más delicada de la operación, ya que una mala transferencia dará lugar a pequeñas ranuras y desigualdades en la junta.

Una vez marcadas las lineas en el canto de la segunda pieza, un tema importante, al menos para los despistados como yo, es marcar con una cruz los sobrantes, las partes de la junta que  Colas de milano. Marcado de los sobrantes se van a desechar. Esas cruces, nos indicarán todo el tiempo hacia donde serrar y cortar, y evitarán errores como pasarnos en el corte.

Ahora marcamos en vertical la proyección de las anteriores líneas, usando una pequeña escuadra. La técnica de David Charlesworth es realizar esas lineas siempre en el interior del sobrante, desplazándonos ligeramente hacia esos interiores.

Transferencia de colas. Marcado vertical 2

Transferencia de colas. Marcado vertical

El fondo de los machos, los marcamos con lápiz, uniendo dos lineas de los extremos que hemos marcado con el gramil.

Transferencia colas de milano. Marcado interior de pieza

Recordad lo que decíamos en el anterior post sobre la diferencia entre el espesor de una pieza y el fondo de los machos en la otra.Colas de milano pasantesSiempre debe ser ligeramente menor el fondo de los machos que el espesor de la pieza en que se encajan,para facilitar el posterior cepillado sin que aparezcan las testas de la junta que nos lo dificultarían.

Ahora ya vamos al realizar los cortes. Y es aquí donde vemos para que vale el marcado por el interior del sobrante. Lo que ocurre es que vamos a cortar de menos, y luego tenemos que ajustar con el formón.

Colas de milano. Ajustes

Ajustes de colas. FormónEsta operación, nos garantiza acabar el corte exactamente en la linea que hemos marcado en la transferencia.

Recordad, tal y como se ve en el croquis, que este ajuste hay que hacerlo posicionando el cuerpo de forma que el brazo no empuje, sino que sean las piernas las que empujan a todo el cuerpo, y este el que transmite el esfuerzo al formón.Ajustes de colas. Posición del cuerpo en el empuje

El resto de los procesos son exactamente los mismos que los que veíamos en el primer post de colas de milano pasantes….sierra de joyero, corte y ajustes con el formón.

Una vez terminado el proceso, hay que chequearlo, y para esto vamos a utilizar el truco de la luz. Se trata de montar la junta ligeramente introduciendo los machos 1 mm en la hembra, y con esa posición firme, colocar la pieza a contraluz, mirando la junta desde el interior. Chequeo ajustes colas. De esta manera, podréis ver donde entra más luz y por tanto hay más holgura, y donde en cambio no se ve nada de luz y pediría ajustar o recortar un poquito más.

Y con esto ya tendríais una fascinante junta de cola de milano pasante con la que poder presumir de vuestras habilidades como carpinteros artesanales.

Como siempre, os dejo unos videos de algunos de los procesos de ajuste de las colas, para que podáis repasar el tema más tranquilamente.

Animo y probad a ajustar las colas con este método, que aunque parece un poco largo, es genial en cuanto tienes un poco de práctica.

Si tenéis realmente interés en aprender, podéis consultar mi oferta de cursos, tanto de iniciación como el curso de verano.

Y como siempre, para cualquier duda, aquí me teneis.  brokenjaus@gmail.com

EL resultado desde luego merece la pena

Cola de milano pasante.

COLAS DE MILANO PASANTES(1). Las colas

Una de las juntas más agradecidas en ebanistería es la unión con colas de milano.

En este primer post al respecto, os explicaré como ejecutar una unión con colas de milano pasantes. En concreto os explicaré inicialmente la primera parte de la junta, que sería la ejecución de las colas en la primera de las piezas a unir. En un segundo post completaremos la junta con la explicación de las espigas de la segunda pieza.

Hay que tener siempre en cuenta, que antes de ejecutar las colas,debemos decidir que cara de la pieza queda dentro o fuera de nuestra junta. Siempre hay que dejar la cara de referencia, nuestra cara buena, en el interior de la junta.

Con los métodos que ya os expliqué en anteriores posts, dejaremos las piezas a unir con un canto bueno, y una cara buena, además de escuadrar las testas de ambas piezas.

Lo primero que haremos, es decidir el diseño de las uniones, es decir, la dimensión y posición de nuestras colas de milano.

Una referencia buena, es pensar que el ancho de la cola, estará en relación con el ancho del formón que vayamos a usar para ejecutarla.colasmilano.dimensiones1 Como concepto, usaremos un ancho en la parte interior de la cola (T), que sea 1,5mm mayor que el ancho del formón (F), tal y como vemos en los croquis.

Además, tenemos que decidir la inclinación de la cola, que tradicionalmente estará entre 1:6 y 1:7.

Resumiendo, con un formón de 6.5mm, tendríamos unas dimensiones superior e inferior de la cola de milano de 4.5 y 8 mm respectivamente.

La siguiente decisión de diseño a tomar es cuantos dientes hacer.

Empezaremos por dejar algo más de media espiga en los extremos de la junta, es decir, 5mm.

Decidimos un ancho aleatorio de la parte exterior de la cola, y con un compás, vamos trasladando la medida de un extremo a otro.colasmilano.marcado1

Con el número de divisiones que hemos decidido, el último punto que marque el compás, debe estar aproximadamente a 1 mm del final de la junta, tal y como se ve en los croquis.colasmilano.marcado2

Esto se consigue aumentando o disminuyendo la apertura del compás hasta llegar más o menos hasta ese punto.  croquis final.

Una vez fijada esa medida, y siguiendo los dos pasos que se muestran en los siguientes croquis, tendremos marcado por el canto, el diseño de nuestras colas de milano.

PASO 1:

colasmilano.marcado3

PASO 2:

colasmilano.marcado3

En todos esos puntos, hay que marcar unas lineas de lápiz con la escuadra, siempre tomando como referencia, recordad, la cara de referencia que ya tenemos terminada y que es el interior de nuestra unión.

Tras marcar el canto, y con un marcador de colas de milano y la inclinación que hayamos decidido, marcaremos los laterales de ambas caras de la junta.

colasmilano.marcado4

Ahora es necesario marcar la profundidad de las colas de milano. En este punto hay que mirar un poco al proceso posterior de cepillado.

Si marcáramos una profundidad de exactamente el espesor de la segunda pieza o menor, lo que ocurririá es que cuando cepillemos la unión, nuestra cuchilla se va a encontrar con una pieza a testa, que es la espiga perpendicular a la cola y vamos a tener problemas.

Para ello, cuando marquemos el fondo de las colas, es necesario ajustar el gramil, partiendo del espesor de la pieza que formará las espigas, y disminuir algo esta dimensión, de forma que al unir ambas piezas, la que tiene la madera al hilo, sobresaldrá un poco sobre las espigas, de forma que al cepillar, iremos poco a poco hasta encontrarnos con la testa de éstas, y así hacer el cepillado sin problemas.

colasmilano.marcadofondo

Por lo tanto, si nuestra pieza tiene 9mm, marcaremos algo menos en el gramil, recordando que este debe tener la parte plana hacia el exterior.

Marcaremos el fondo de las colas en ambas caras, con la diferencia que en la cara interior de la pieza podemos hacer una linea continua con el gramil (excepto 5mm a cada extremo), mientras que en el exterior, dado que se vería esa linea, solo podemos marcar cuidadosamente la parte de las colas que vamos a eliminar con la sierra de joyero.

Marcaremos también con el cuchillo los extremos de las juntas, ayudándonos de la escuadra, y ya estamos con la pieza preparada para el corte de sierra.

Tanto si lo hacemos directamente a mano, como si usamos una ayuda (ver ayudas David Barron), o si lo hacemos en la sierra de cinta, hay que ser cuidadosos y no pasarnos de la linea de cuchillo marcada en el interior de las colas.

Tras esto, con ayuda de la sierra de joyero, quitaremos sin aproximarnos mucho a la linea de cuchilla, la mayoría del interior de las colas

colasmilano.cortesobrante

Asimismo, cortaremos con cuidado y a escuadra, los extremos de la pieza, siempre algo por encima de la linea de cuchillo, para luego poder ajustar ese corte con el formón.

Una vez hechos los cortes de la sierra de joyero, nos queda el trabajo de formón para dejar las partes bajas de las colas perfectas.

colasmilano.ajuste1

Lo haremos en dos veces, cortando cada vez solo el 50% del espesor de la junta,(croquis), de forma que ambos cortes se encontrarán en el centro.

colasmilano.ajustes2

Nos quedarán unas pequeñas rebabas en los extremos que quitaremos al final, con la pieza en el tornillo del banco.colasmilano.rebabas Antes de hacerlo, conviene profundizar los laterales de la cola con el formón colocado en plano.

Para quitar esas rebabas y dejar el fondo de la cola perfecto y escuadrado, hay que repetir lo que David Charleworth llama el “mantra”. Hay que apoyar el formón en la parte alta de la pieza, colocarlo horizontal, traspasarlo al borde del corte, inclinarlo ligeramente, y luego empujar hasta la mitad de la profundidad, eliminando media rebaba.

colasmilano.rebabas2

Ese empuje debe hacerse con el cuerpo, no con el brazo .

En el corte de los extremos, repetiremos el mantra, y haremos una especie de tejado a tres aguas, que iremos rebajando poco a poco hasta que esté perfectamente horizontal por sus tres lados.

colasmilano.ajustes esquinas

Una vez repasados todos los cortes, no nos quedaría más que chequearlos con una regla y una escuadra, para ver si han quedado perfectamente horizontales y planos, sin abombamientos ni huecos que luego hagan que la junta  no quede perfecta.

Tal vez es una explicación un poco larga, pero el método es bueno, y probablemente lo entenderéis mejor viendo el video que os adjunto.

Como siempre, si algo no queda claro, podeis enviarme vuestros comentarios o preguntas, bien a esta página, como a mi correo brokenjaus@gmail.com

Si tenéis realmente interés en aprender, podéis consultar también mi oferta de cursos, tanto de iniciación como el curso de verano.

 

CAJA Y ESPIGA(3). Uniones con pasantes.

Un asunto que a mí al menos me resulta muy divertido, es considerar los muebles como algo que constructivamente ya está terminado, y que las uniones por si mismas funcionan sin prácticamente nada más exceptuando el encolado.

Pero un paso más adelante sería ejecutar uniones que en si mismas no necesiten ni siquiera el soporte de la cola, porque son perfectamente estables.

Un caso básico es la unión de caja y espiga con pasantes de madera.

Voy a intentar explicaros como se ejecuta esta unión, que no es más que una mejora sobre lo que os he contado en el anterior post.20131004_165333 20131005_095954

La primera parte es exactamente igual, y partimos por lo tanto de que ya tenemos hecha una unión básica de caja y espiga.

Aunque parecería lo más sencillo hacer unos taladros y meterle unos tubillones de madera, vamos a intentar mejorarlo un poquillo.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la posición de los tubillones pasantes. Nunca debemos situarlos más cerca de la junta entre caja y espiga, que lo correspondiente al diámetro del tubillón.

Caja y espiga con pasantes.Replanteo

Una vez hecho esto, vamos a fabricar los tubillones. Elegiremos una madera dura, y es fundamental que la dirección de las fibras de estos tubillones sea longitudinal. Para ello, usando una ayuda con un canal de sección cuadrada a 45%, iremos cepillando los listones hasta obtener un octógono.

Ayuda fabricacion tubillones

Tras tener el listón octogonal, lo convertimos en un cilindro, usando una plantilla metálica para hacer tubillones de diferente medida, y lo ajustamos a los que necesitemos en nuestro caso.

Una vez tenemos la junta cerrada, vamos a marcar con un taladro la posición del tubillón pasante. Para ello, hacemos un taladro, poniéndole un tope que coincida con la situación de la cara superior de la espiga. Al taladrar, debemos justo marcar con la punta de la broca, la cara de la espiga, pero muy ligeramente.

Caja y espiga con pasantes. Taladro

Una vez hecho esto, desmontamos la junta, y lo que vamos a hacer es :

  1. Taladramos ambos lados de la caja, sin espiga dentro, por el agujero que hemos hecho anteriormente.
  2. Marcamos una segunda posición de taladro en la espiga, 1mm más adentro de la marca que teníamos hecha.
  3. Hacemos el taladro de la espiga en ese punto.

Con estas operaciones, tendremos un desfase entre los taladros de la caja y de la propia espiga de 1mm.

Caja y espiga con pasantes. Desfases 25STbY2dfVfSHE68MVyfCQ3L

Esto lo que hará es que al introducir cuidadosamente el tubillón, ese desfase empujará la espiga hacia el interior de la caja, produciendo una tensión adicional, que cerrará perfectamente la unión, sin necesidad de encolado.

Tras esto, y como remate, solo nos quedaría cortar los sobrantes de los tubillones, y disfrutar de una gozada de unión, digna del mejor artesano.

Caja y espiga con pasantes. foto1

20131201_103654

 

Para cualquier consulta, estoy a vuestra disposición en el 670608867 o en el correo electrónico brokenjaus@gmail.com

Para los que les apetezca introducirse un poco más en la carpintería artesanal, dispongo de una oferta de cursos, tanto de iniciación como el curso de verano.

PIEDRAS DE AFILAR. APLANADO

Un asunto complementario y no precisamente de menor importancia a la hora de afilar herramienta, es el mantenimiento de las piedras de agua.

Es fundamental, que la superficie sobre la que afilamos, la cara de la piedra, esté perfectamente plana para obtener los mejores resultados en nuestros formones o cuchillas de herramienta.

Para ello, aunque es un proceso evidente que todos conoceréis, os quiero simplemente enseñar el método que tiene David Charlesworth en su taller.

Creo que es un invento sencillo pero muy efectivo, y que yo al menos lo voy a adoptar en cuanto vuelva a San Sebastián.

El invento es simplemente un cuadrado de marmol o piedra, con un acanalado en su perímetro. Este cuadrado descansa sobre el lateral de una fregadera, para verter en ella el sobrante de agua del proceso de afilado.

Sobre esta piedra, está pegado un cuadrado de vidrio, que es el soporte sobre el que colocaremos un papel de lija apto para usar con agua, en este caso de grano 250.

  • El proceso es sencillo.
  • Se marca en la parte a rectificar de la piedra una retícula de lineas longitudinales y transversales con lapiz de mina blanda.
  • Se apoya la piedra con esa superficie hacia abajo en el cristal y la lija, y se frota una serie de pasadas hasta eliminar  por completo las lineas de lápiz.
  • Se achaflanan ligeramente los cantos de la piedra para evitar roturas.

Tras esto no hay más que limpiar un poco el invento, y ya tenemos las piedras listas para su uso.

Os dejo un video donde se ve mejor el proceso.

CAJA Y ESPIGA(2). La espiga.

En este post intentaré completar el anterior, explicando como ejecutar una espiga que encaje a la perfección en la caja que ya tenemos hecha,.

Antes que nada, hay que tener en cuenta, que aunque quisiéramos, la dimensión en espesor de la espiga, nunca será igual al ancho de la caja.Si viéramos la boca de la caja ampliada, nos daríamos cuenta de que los bordes están abiertos, y por tanto, si usámos esa medida para hacer la espiga, la unión no será correcta.

Caja.Medidas

Para evitar esos problemas de alineación, usaremos lo que vamos a llamar un listón de referencia. Se trata de hacer un pequeño listón que encaje lo más perfectamente posible en el interior de la caja que ya tenemos hecha. Veréis que es bastante más estrecho en la zona del exterior de la caja de la dimensión total de ésta.

Caja.Liston de chequeo

Con ese listón y midiendo con la parte baja de un calibre, obtendréis la dimensión C1, que es el ancho de corte que tenemos que utilizar en la sierra de cinta (o con serrucho, claro) para tener hecho un lateral de la espiga.

Caja. Dimensionado con stick

 

Una vez hecho esto, colocaremos ambas piezas juntas (la de la espiga y la que tiene el listón de prueba), y veremos si están perfectamente niveladas.

Caja. Chequeo2

Una vez comprobado esto, no tendréis más que hacer lo mismo con el otro lado de la caja. Para ello, es conveniente medir la dimensión, colocando un segundo listón junto al primero, para poder medir correctamente, siempre desde lo que llamamos la cara buena o cara de referencia.

Caja.ReplanteoCuando ya tenemos los dos lados de la espiga cortados, probamos si entran bien en la caja, y una vez hecho esto, si es necesario, hacemos pequeños ajustes con el cepillo, utilizando como apoyo el larguero de la caja.

Espiga.CepilladoUna vez que hemos comprobado que las esquinas de la espiga entran bien en el ancho de la caja, hay que cortar la espiga en su verdadera dimensión en ancho.

Para ello, nos ayudamos de la caja nuevamente, marcando el ancho necesario, y escuadrando el corte.

Y ya solo nos quedan las últimas operaciones de ajuste en anchos y espesores de la espiga para que quede perfectamente encajada en su caja.

Recordad que es fundamental no trabajar nunca en el sentido longitudinal de la fibra de la espiga, porque al apoyar el formón, podéis dejaros llevar por la veta de la fibra y producir un corte desplomado.

Rectificado Ancho espiga

 

Los ajustes son siempre perpendiculares a la longitud de la espiga, tal y como se puede ver en los croquis que os adjunto, tanto en la propia espiga como en su base de unión a la caja.

Rectificado perimetro espiga (1)

Tras todos los ajustes, tendréis una espiga que encajará a la perfección en el hueco de la caja, o esa es al menos la intención con la que os he contado todo esto.

Recordad que cualquier duda podéis mandarme un mail (brokenjaus@gmail.com) o hacer un comentario en el propio blog que os lo aclararé gustoso.

Si queréis darle una vuelta más de tuerca a las cajas y espigas, no os perdáis el post de cajas y espigas con tubillones pasantes