COLAS DE MILANO PASANTES(1). Las colas

Una de las juntas más agradecidas en ebanistería es la unión con colas de milano.

En este primer post al respecto, os explicaré como ejecutar una unión con colas de milano pasantes. En concreto os explicaré inicialmente la primera parte de la junta, que sería la ejecución de las colas en la primera de las piezas a unir. En un segundo post completaremos la junta con la explicación de las espigas de la segunda pieza.

Hay que tener siempre en cuenta, que antes de ejecutar las colas,debemos decidir que cara de la pieza queda dentro o fuera de nuestra junta. Siempre hay que dejar la cara de referencia, nuestra cara buena, en el interior de la junta.

Con los métodos que ya os expliqué en anteriores posts, dejaremos las piezas a unir con un canto bueno, y una cara buena, además de escuadrar las testas de ambas piezas.

Lo primero que haremos, es decidir el diseño de las uniones, es decir, la dimensión y posición de nuestras colas de milano.

Una referencia buena, es pensar que el ancho de la cola, estará en relación con el ancho del formón que vayamos a usar para ejecutarla.colasmilano.dimensiones1 Como concepto, usaremos un ancho en la parte interior de la cola (T), que sea 1,5mm mayor que el ancho del formón (F), tal y como vemos en los croquis.

Además, tenemos que decidir la inclinación de la cola, que tradicionalmente estará entre 1:6 y 1:7.

Resumiendo, con un formón de 6.5mm, tendríamos unas dimensiones superior e inferior de la cola de milano de 4.5 y 8 mm respectivamente.

La siguiente decisión de diseño a tomar es cuantos dientes hacer.

Empezaremos por dejar algo más de media espiga en los extremos de la junta, es decir, 5mm.

Decidimos un ancho aleatorio de la parte exterior de la cola, y con un compás, vamos trasladando la medida de un extremo a otro.colasmilano.marcado1

Con el número de divisiones que hemos decidido, el último punto que marque el compás, debe estar aproximadamente a 1 mm del final de la junta, tal y como se ve en los croquis.colasmilano.marcado2

Esto se consigue aumentando o disminuyendo la apertura del compás hasta llegar más o menos hasta ese punto.  croquis final.

Una vez fijada esa medida, y siguiendo los dos pasos que se muestran en los siguientes croquis, tendremos marcado por el canto, el diseño de nuestras colas de milano.

PASO 1:

colasmilano.marcado3

PASO 2:

colasmilano.marcado3

En todos esos puntos, hay que marcar unas lineas de lápiz con la escuadra, siempre tomando como referencia, recordad, la cara de referencia que ya tenemos terminada y que es el interior de nuestra unión.

Tras marcar el canto, y con un marcador de colas de milano y la inclinación que hayamos decidido, marcaremos los laterales de ambas caras de la junta.

colasmilano.marcado4

Ahora es necesario marcar la profundidad de las colas de milano. En este punto hay que mirar un poco al proceso posterior de cepillado.

Si marcáramos una profundidad de exactamente el espesor de la segunda pieza o menor, lo que ocurririá es que cuando cepillemos la unión, nuestra cuchilla se va a encontrar con una pieza a testa, que es la espiga perpendicular a la cola y vamos a tener problemas.

Para ello, cuando marquemos el fondo de las colas, es necesario ajustar el gramil, partiendo del espesor de la pieza que formará las espigas, y disminuir algo esta dimensión, de forma que al unir ambas piezas, la que tiene la madera al hilo, sobresaldrá un poco sobre las espigas, de forma que al cepillar, iremos poco a poco hasta encontrarnos con la testa de éstas, y así hacer el cepillado sin problemas.

colasmilano.marcadofondo

Por lo tanto, si nuestra pieza tiene 9mm, marcaremos algo menos en el gramil, recordando que este debe tener la parte plana hacia el exterior.

Marcaremos el fondo de las colas en ambas caras, con la diferencia que en la cara interior de la pieza podemos hacer una linea continua con el gramil (excepto 5mm a cada extremo), mientras que en el exterior, dado que se vería esa linea, solo podemos marcar cuidadosamente la parte de las colas que vamos a eliminar con la sierra de joyero.

Marcaremos también con el cuchillo los extremos de las juntas, ayudándonos de la escuadra, y ya estamos con la pieza preparada para el corte de sierra.

Tanto si lo hacemos directamente a mano, como si usamos una ayuda (ver ayudas David Barron), o si lo hacemos en la sierra de cinta, hay que ser cuidadosos y no pasarnos de la linea de cuchillo marcada en el interior de las colas.

Tras esto, con ayuda de la sierra de joyero, quitaremos sin aproximarnos mucho a la linea de cuchilla, la mayoría del interior de las colas

colasmilano.cortesobrante

Asimismo, cortaremos con cuidado y a escuadra, los extremos de la pieza, siempre algo por encima de la linea de cuchillo, para luego poder ajustar ese corte con el formón.

Una vez hechos los cortes de la sierra de joyero, nos queda el trabajo de formón para dejar las partes bajas de las colas perfectas.

colasmilano.ajuste1

Lo haremos en dos veces, cortando cada vez solo el 50% del espesor de la junta,(croquis), de forma que ambos cortes se encontrarán en el centro.

colasmilano.ajustes2

Nos quedarán unas pequeñas rebabas en los extremos que quitaremos al final, con la pieza en el tornillo del banco.colasmilano.rebabas Antes de hacerlo, conviene profundizar los laterales de la cola con el formón colocado en plano.

Para quitar esas rebabas y dejar el fondo de la cola perfecto y escuadrado, hay que repetir lo que David Charleworth llama el «mantra». Hay que apoyar el formón en la parte alta de la pieza, colocarlo horizontal, traspasarlo al borde del corte, inclinarlo ligeramente, y luego empujar hasta la mitad de la profundidad, eliminando media rebaba.

colasmilano.rebabas2

Ese empuje debe hacerse con el cuerpo, no con el brazo .

En el corte de los extremos, repetiremos el mantra, y haremos una especie de tejado a tres aguas, que iremos rebajando poco a poco hasta que esté perfectamente horizontal por sus tres lados.

colasmilano.ajustes esquinas

Una vez repasados todos los cortes, no nos quedaría más que chequearlos con una regla y una escuadra, para ver si han quedado perfectamente horizontales y planos, sin abombamientos ni huecos que luego hagan que la junta  no quede perfecta.

Tal vez es una explicación un poco larga, pero el método es bueno, y probablemente lo entenderéis mejor viendo el video que os adjunto.

Como siempre, si algo no queda claro, podeis enviarme vuestros comentarios o preguntas, bien a esta página, como a mi correo brokenjaus@gmail.com

Si tenéis realmente interés en aprender, podéis consultar también mi oferta de cursos, tanto de iniciación como el curso de verano.

 

CAJA Y ESPIGA(3). Uniones con pasantes.

Un asunto que a mí al menos me resulta muy divertido, es considerar los muebles como algo que constructivamente ya está terminado, y que las uniones por si mismas funcionan sin prácticamente nada más exceptuando el encolado.

Pero un paso más adelante sería ejecutar uniones que en si mismas no necesiten ni siquiera el soporte de la cola, porque son perfectamente estables.

Un caso básico es la unión de caja y espiga con pasantes de madera.

Voy a intentar explicaros como se ejecuta esta unión, que no es más que una mejora sobre lo que os he contado en el anterior post.20131004_165333 20131005_095954

La primera parte es exactamente igual, y partimos por lo tanto de que ya tenemos hecha una unión básica de caja y espiga.

Aunque parecería lo más sencillo hacer unos taladros y meterle unos tubillones de madera, vamos a intentar mejorarlo un poquillo.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la posición de los tubillones pasantes. Nunca debemos situarlos más cerca de la junta entre caja y espiga, que lo correspondiente al diámetro del tubillón.

Caja y espiga con pasantes.Replanteo

Una vez hecho esto, vamos a fabricar los tubillones. Elegiremos una madera dura, y es fundamental que la dirección de las fibras de estos tubillones sea longitudinal. Para ello, usando una ayuda con un canal de sección cuadrada a 45%, iremos cepillando los listones hasta obtener un octógono.

Ayuda fabricacion tubillones

Tras tener el listón octogonal, lo convertimos en un cilindro, usando una plantilla metálica para hacer tubillones de diferente medida, y lo ajustamos a los que necesitemos en nuestro caso.

Una vez tenemos la junta cerrada, vamos a marcar con un taladro la posición del tubillón pasante. Para ello, hacemos un taladro, poniéndole un tope que coincida con la situación de la cara superior de la espiga. Al taladrar, debemos justo marcar con la punta de la broca, la cara de la espiga, pero muy ligeramente.

Caja y espiga con pasantes. Taladro

Una vez hecho esto, desmontamos la junta, y lo que vamos a hacer es :

  1. Taladramos ambos lados de la caja, sin espiga dentro, por el agujero que hemos hecho anteriormente.
  2. Marcamos una segunda posición de taladro en la espiga, 1mm más adentro de la marca que teníamos hecha.
  3. Hacemos el taladro de la espiga en ese punto.

Con estas operaciones, tendremos un desfase entre los taladros de la caja y de la propia espiga de 1mm.

Caja y espiga con pasantes. Desfases 25STbY2dfVfSHE68MVyfCQ3L

Esto lo que hará es que al introducir cuidadosamente el tubillón, ese desfase empujará la espiga hacia el interior de la caja, produciendo una tensión adicional, que cerrará perfectamente la unión, sin necesidad de encolado.

Tras esto, y como remate, solo nos quedaría cortar los sobrantes de los tubillones, y disfrutar de una gozada de unión, digna del mejor artesano.

Caja y espiga con pasantes. foto1

20131201_103654

 

Para cualquier consulta, estoy a vuestra disposición en el 670608867 o en el correo electrónico brokenjaus@gmail.com

Para los que les apetezca introducirse un poco más en la carpintería artesanal, dispongo de una oferta de cursos, tanto de iniciación como el curso de verano.

PIEDRAS DE AFILAR. APLANADO

Un asunto complementario y no precisamente de menor importancia a la hora de afilar herramienta, es el mantenimiento de las piedras de agua.

Es fundamental, que la superficie sobre la que afilamos, la cara de la piedra, esté perfectamente plana para obtener los mejores resultados en nuestros formones o cuchillas de herramienta.

Para ello, aunque es un proceso evidente que todos conoceréis, os quiero simplemente enseñar el método que tiene David Charlesworth en su taller.

Creo que es un invento sencillo pero muy efectivo, y que yo al menos lo voy a adoptar en cuanto vuelva a San Sebastián.

El invento es simplemente un cuadrado de marmol o piedra, con un acanalado en su perímetro. Este cuadrado descansa sobre el lateral de una fregadera, para verter en ella el sobrante de agua del proceso de afilado.

Sobre esta piedra, está pegado un cuadrado de vidrio, que es el soporte sobre el que colocaremos un papel de lija apto para usar con agua, en este caso de grano 250.

  • El proceso es sencillo.
  • Se marca en la parte a rectificar de la piedra una retícula de lineas longitudinales y transversales con lapiz de mina blanda.
  • Se apoya la piedra con esa superficie hacia abajo en el cristal y la lija, y se frota una serie de pasadas hasta eliminar  por completo las lineas de lápiz.
  • Se achaflanan ligeramente los cantos de la piedra para evitar roturas.

Tras esto no hay más que limpiar un poco el invento, y ya tenemos las piedras listas para su uso.

Os dejo un video donde se ve mejor el proceso.

CAJA Y ESPIGA(2). La espiga.

En este post intentaré completar el anterior, explicando como ejecutar una espiga que encaje a la perfección en la caja que ya tenemos hecha,.

Antes que nada, hay que tener en cuenta, que aunque quisiéramos, la dimensión en espesor de la espiga, nunca será igual al ancho de la caja.Si viéramos la boca de la caja ampliada, nos daríamos cuenta de que los bordes están abiertos, y por tanto, si usámos esa medida para hacer la espiga, la unión no será correcta.

Caja.Medidas

Para evitar esos problemas de alineación, usaremos lo que vamos a llamar un listón de referencia. Se trata de hacer un pequeño listón que encaje lo más perfectamente posible en el interior de la caja que ya tenemos hecha. Veréis que es bastante más estrecho en la zona del exterior de la caja de la dimensión total de ésta.

Caja.Liston de chequeo

Con ese listón y midiendo con la parte baja de un calibre, obtendréis la dimensión C1, que es el ancho de corte que tenemos que utilizar en la sierra de cinta (o con serrucho, claro) para tener hecho un lateral de la espiga.

Caja. Dimensionado con stick

 

Una vez hecho esto, colocaremos ambas piezas juntas (la de la espiga y la que tiene el listón de prueba), y veremos si están perfectamente niveladas.

Caja. Chequeo2

Una vez comprobado esto, no tendréis más que hacer lo mismo con el otro lado de la caja. Para ello, es conveniente medir la dimensión, colocando un segundo listón junto al primero, para poder medir correctamente, siempre desde lo que llamamos la cara buena o cara de referencia.

Caja.ReplanteoCuando ya tenemos los dos lados de la espiga cortados, probamos si entran bien en la caja, y una vez hecho esto, si es necesario, hacemos pequeños ajustes con el cepillo, utilizando como apoyo el larguero de la caja.

Espiga.CepilladoUna vez que hemos comprobado que las esquinas de la espiga entran bien en el ancho de la caja, hay que cortar la espiga en su verdadera dimensión en ancho.

Para ello, nos ayudamos de la caja nuevamente, marcando el ancho necesario, y escuadrando el corte.

Y ya solo nos quedan las últimas operaciones de ajuste en anchos y espesores de la espiga para que quede perfectamente encajada en su caja.

Recordad que es fundamental no trabajar nunca en el sentido longitudinal de la fibra de la espiga, porque al apoyar el formón, podéis dejaros llevar por la veta de la fibra y producir un corte desplomado.

Rectificado Ancho espiga

 

Los ajustes son siempre perpendiculares a la longitud de la espiga, tal y como se puede ver en los croquis que os adjunto, tanto en la propia espiga como en su base de unión a la caja.

Rectificado perimetro espiga (1)

Tras todos los ajustes, tendréis una espiga que encajará a la perfección en el hueco de la caja, o esa es al menos la intención con la que os he contado todo esto.

Recordad que cualquier duda podéis mandarme un mail (brokenjaus@gmail.com) o hacer un comentario en el propio blog que os lo aclararé gustoso.

Si queréis darle una vuelta más de tuerca a las cajas y espigas, no os perdáis el post de cajas y espigas con tubillones pasantes

CAJA Y ESPIGA (1). La caja

Como primer post de una serie sobre uniones típicas en ebanistería, voy a comenzar con la más inmediata, que no es otra que la unión de caja y espiga. Como el proceso para ejecutarla con exactitud es un poco largo, le vamos a dedicar dos artículos. Este primero a la caja,y el siguiente a ejecutar una espiga que encaje a la perfección.

Antes que nada, es evidente que existe mucha maquinaria con la que podremos hacer este tipo de unión, pero aquí de lo que se trata es de ejecutarla perfecta a mano, y es lo que voy a tratar de explicaros a continuación.

La primera cuestión a tener en cuenta es la heramienta con la que vamos a trabajar. En este caso, es un formón especial para hacer cajas, que es mucho más grueso que los formones normales, y de sección rectangular.

La principal diferencia con un formón normal, es que tiene un ángulo diferente. En un formón de hacer cajas, tendremos un esmerilado a 20º, y dos ángulos de afilado, a 35º y 37º respectivamente (recordad que los ángulos de formones normales eran de 30º y 32º).

Lo primero que debéis hacer, a la hora de hacer una unión de caja y espiga, es, como siempre, decidir las dimensiones de todas las piezas.Unión caja-espiga.Diseño

En este dibujo que os adjunto, tened en cuenta una serie de normas básicas:

  1. Conviene dejar un exceso en la base del montante, para cortar al final, aprox. 15mm.
  2. La parte del hombro de la espiga, por debajo, será más o menos entre 1/3 y 1/4 de la altura del larguero.
  3. Por arriba del larguero, conviene dejar al menos 4mm, en el caso de que sea por ejemplo una estructura de una puerta, y hay que embeber un panel en esa zona.
  4. La distancia que deja por debajo la caja, nunca debe ser menor de 5mm. o quedaría excesivamente débil.
  5. La espiga será 2mm menor en largo que el fondo de la caja sobre la que entra.
  6. El ancho de la caja será 1/3 del espesor total de la pieza de montante (aprox)

Una vez decididas las medidas de la unión, vamos a ejecutar la caja.

Estamos trabajando con un formón, que tiene un ancho de 6mm., medida que va a definir lógicamente el ancho de la caja. En el dibujo anterior, veíamos el croquis que nos hacemos para saber la posición de la caja en el montante. Dado que el ancho de nuestra pieza es de 17mm, y la caja de 6mm, nos van a quedar unas calles laterales de 5,5mm a cada lado de la caja.

A partir de esa definición de medidas, vamos a marcar. Siendo puristas, y dado que el gramil marca un lado recto y otro inclinado, esas inclinaciones nos deben quedar dentro de la caja, con lo que vamos a necesitar dos gramiles diferentes (uno con inclinación hacia afuera y otro con la inclinación hacia adentro). Los gramiles de madera son muy baratos (unos 4 euros), con lo que disponer de estos dos gramiles no es problema . En otro post os enseñaré como se modifica y afila un gramil de este tipo, que es bastante útil.

Pues eso, con la medida de11,5mm(6+ 5.5) y apoyando siempre en la cara buena, marcamos una primera linea para la caja.

Unión Caja-Espiga. Marcado 1

 

Los extemos de la caja, los marcamos con el cuchillo y una escuadra, y es importante marcar en cada  extremo un par de lineas paralelas.

Unión Caja-Espiga.Marcado 2

Una vez hecho esto, apoyando firmemente el formón, hacemos en el centro una linea perpendicular al lateral, que nos definirá el ancho de la caja. Con esa linea como referencia, y el segundo de nuestros gramiles, marcamos ya la segunda linea de la caja.Caja y Espiga. Marcado

Ahora ya, cogiendo con una mordaza nuestra pieza al banco, vamos a ejecutar la caja.

Empezaremos por trabajar, tal y como veis en el croquis, en el punto 1, con el formón colocado con la parte plana hacia el exterior. Marcamos con un golpe seco ese punto 1, que es la segunda linea paralela hacia dentro de la caja. Tras eso, con otro golpe, marcamos el punto 2, ambos con el formón con su lado plano hacia los respectivos exteriores de la caja. Con esas dos marcas en los extremos, y tal y como luego veréis en el vídeo, hay que quitar una primera  capa poco a poco de los 2-3 primeros mm.de la caja, para ir formándola y que te sirva de apoyo para hacer la caja.

Unión Caja-Espiga.Primeros cortes

 

A partir de ahí, hay que empezar de nuevo en un lateral, y dar el primer golpe de formón con la cara plana hacia el exterior.Unión Caja-Espiga. Vaciado Luego le das la vuelta, y vas avanzando hacia el otro extremo, con una maniobra que se repite que es la siguiente:

  1. Con el formón con su lado plano hacia adentro, golpeas firmemente y profundizas.
  2. Inclinas el formón hacia el principio de la caja, hacia el lado curvo, y luego sucesivamente hacia el lado plano, describiendo un arco
  3. Sacas el formón y repites la operación un poco más adentro de la caja.

En una serie de repeticiones, veréis que las virutas del interior de la caja, van saliendo por la parte curva del formón, y de esa manera iréis poco a poco profundizando en la caja hasta el otro extremo.

Hay que repetir varias veces poco a poco la maniobra, hasta que has llegado a la profundidad deseada. Para conocer cuando llegas a ese fondo, conviene marcar una linea en el lateral del formón con rotulador o cinta adhesiva, para no pasarnos. Tal y como veréis en el video, es bueno colocar con una pequeña mordaza un listón vertical en el lateral de la caja, para ir viendo como tenemos colocado el formón y que no se nos desvíe.

Recordad que aún tenemos libres las zonas de los extremos donde habíamos marcado esas dos lineas paralelas. Esa parte es la última que hacemos, cuando ya tenemos hecho el resto de la caja, y hay que hacerla con cuidado para que las paredes de la caja queden lo más verticales posible.

Tras esto, solo nos queda comprobar la profundidad de la caja, y sobre todo que los laterales estén perpendiculares a la pieza.Caja. Chequeo

Con esta sencilla aunque trabajosa técnica, tendríais ejecutada una caja, sobre la que luego haremos una espiga que encaje perfectamente, pero eso será en el siguiente post, que ya os he metido suficiente rollo en este.

Os dejo un video que imagino es más entretenido que lo anterior, y donde veréis más clara la técnica de ejecución de una caja en un larguero.

Si no entendéis algo, no dudéis en preguntar. brokenjaus@gmail.com

CURVADO DE PIEZAS. Visita a Bob

La semana pasada tuve el gusto de visitar a Bob Seymour. Este artesano de las sillas, tiene un pequeño taller en Hartland, Devon, donde desde hace más de 30 años se dedica a hacer fantásticas sillas Windsord.

El punto más interesante de la visita, era ver como Bob curvaba las piezas rectangulares de haya para el respaldo de sus sillas. En este caso, eran para fabricar pequeñas sillas para niños, con el mismo diseño que sus hermanas mayores.

Veréis en el vídeo que el proceso es sencillo. Se trata de mantener con vapor durante unas horas las piezas de haya en un tubo metálico, conectado a un sencillo calderín. Las piezas permanecen en el tubo recibiendo el vapor durante un tiempo que tiene relación con el volumen de madera a curvar.

Os adjunto una página del Curvado.Vapor libro «Collins Complete Wood workers manual», de Albert Jackson y David Day, donde encontrareis la explicación completa del método.

En el vídeo del taller de Bob, veréis que el proceso de curvado, aunque rupestre, es exactamente el mismo que el descrito en el libro. Se trata de sacar las piezas calientes, y rápidamente doblarlas antes de que se enfríen. Para ello se utiliza un molde y unas sargentas, y la pieza se sujeta con un fleje metálico que lleva unos mangos de madera en los extremos.

Es un procedimiento muy sencillo y muy efectivo, aunque dependiendo de la veta de cada pieza, algunas se rompen en el proceso de doblado y hay que desecharlas.

PIEZAS. Dirección de cepillado y Marcas.

DIRECCIÓN DE CEPILLADO:

Un aspecto fundamental a la hora de trabajar una pieza de madera es sin duda la dirección de cepillado.

Hay que tener en cuenta, que la pieza de madera, dependiendo de su procedencia en cuanto al corte del tronco, tendrá las fibras dispuestas en una u otra dirección. Cuando hablo de fibras, no me estoy refiriendo a las lineas de crecimiento, sino a los «tubos» longitudinales que formarían un árbol, en el sentido del tronco. Estas fibras de madera, que podemos observar en las piezas, nos determinan la dirección en la que podremos cepillar dicha pieza. Siempre cepillaremos en el sentido en que nos encontremos los tubos tumbados en la dirección hacia donde cepillamos, y no al contrario (ver croquis).

Cepillado.Dirección fibras2

Si observamos a simple vista  o mejor con una lupa, el lateral de la pieza junto al borde de referencia, veremos esas fibras, en una dirección que nos indica hacia donde cepillar cada cara.

Cepillado.Dirección de las fibras

Es fundamental por lo tanto, mirar esas fibras antes de cepillar para poder hacerlo correctamente.

Además, resulta muy útil para el trabajo, marcar con unas sencillas lineas la dirección en la que se encuentran esos «tubos» en cada cara de la pieza a trabajar.

MARCAS.

Una cosa importante en las piezas sobre las que trabajamos, es hacerles las marcas de dirección de cepillado que nos hagan el trabajo más sencillo.

Hay dos tipos de marcas:Piezas.Marcado

1.- La doble raya que indica en una cara, cual es la dirección de cepillado de la cara contigua          2.- La marca de cara terminada. Esta marca , tal y como se ve en los croquis, indica dos cosas:

– En primer lugar nos indica que la cara que vemos es una CARA DE REFERENCIA ya terminada.

– En segundo lugar, las espirales que se van haciendo más pequeñas, nos indican hacia donde estamos cepillando esa CARA DE REFERENCIA.

Ambas marcas son importantes, ya que cuando estamos cepillando una cara, en el canto contigüo tenemos marcado la dirección en la que estábamos cepillando dicha cara, y aunque borremos las primeras lineas, siempre te quedan las segundas.

PREPARADO DE UNA PIEZA(2). Borde de Referencia

Una vez que ya hemos dejado la cara de referencia de la pieza marcada, y que está plana, ahora toca el turno a la cara lateral, al canto.

Con ello, una vez aplanada y escuadrada esta segunda cara, obtendremos lo que llamaremos el BORDE DE REFERENCIA. Este borde, nos servirá siempre para referenciar sobre él todas las mediciones, escuadrados o cortes que le queramos hacer en adelante a la pieza.

Para ello, esa cara lateral tiene que cumplir dos condiciones:

  1. Tiene que estar perfectamente plana en el sentido longitudinal
  2. Tiene que estar perfectamente escuadrada con la CARA DE REFERENCIA que ya teníamos hecha con anterioridad.

Aplanado de la cara lateral:

Piezas.Borde de referencia

Para aplanar el lateral de la pieza, es exactamente igual que lo que os expliqué en el post anterior.  Hay que comprobar únicamente  a lo largo, ya que la pieza es muy estrecha y no tiene sentido comprobar a lo ancho. Con la regla y cepillados longitudinales, conseguiréis al final que ese canto quede perfectamente plano.

Escuadrado de la cara lateral con la cara de referencia:

Esta comprobación es fundamental, y hay que hacerla apoyando la escuadra en la cara de referencia.

Piezas. Escuadrado

Aquí es donde vais a comprobar lo útil que resulta el tener la  cuchilla curva, porque es la manera en la que podréis cepillar en una u otra parte del canto, quitando solo  la parte que os interese.

Con estos dos sencillos pasos, tendremos ya por fin dos caras completamente planas y escuadradas entre sí, por lo que la pieza ya se estará conformando con una geometría correcta.

Os adjunto un vídeo del proceso

PREPARADO DE UNA PIEZA (1). Cara de Referencia

Después de unos cuantos posts en los que nos hemos dedicado a poner en orden nuestra herramienta, vamos ya a darle caña, que ya apetece.

Evidentemente, cuando empiezas con las herramientas manuales, es necesario conocer unos procesos para que las piezas de madera que vamos a trabajar estén bien dimensionadas. Aunque está claro que muchas de estas cosas podemos hacerlas con maquinaria eléctrica, en los siguientes párrafos veréis que es apasionante hacer ciertas cosas con herramientas manuales.

Y lo que es más importante, vais a poder comprobar que la exactitud con la que se puede trabajar es pasmosa. Estamos hablando de una precisión de una milésima de pulgada, es decir, 0.025mm, un cuarto de décima de milímetro, ahí es nada.

CEPILLO.Espesores viruta

Os adjunto un cuadro de espesores de la viruta, que maneja David Charlesworth en su taller y que son las referencias con las que trabajaremos a la hora de considerar una superficie lo suficientemente plana. En el cuadro se puede ver que la viruta fina que hace un cepillo afilado es de 0.05mm (media décima, quien lo diría…)

Podrías trabajar con espesores menores, incluso de un cuarto de décima de milímetro, aunque parece un poco exagerado, teniendo en cuenta que una hoja de papel tiene una décima de milímetro. Enfín, veréis que la medida de media décima no es un exceso.

PROCESO Nº1. APLANADO DE UNA CARA.

Voy a intentar explicaros cual sería el proceso para conseguir una cara completamente plana, lo que llamaremos en adelante la cara de referencia.

Supongamos una pieza, por ejemplo un lateral de un cajón o una caja cualquiera, con forma de paralelepípedo. La manera de trabajar sobre esa pieza y que sea un prisma completamente regular y escuadrado, es empezar con conseguir una cara plana.

Una superficie ES PLANA, cuando se han comprobado tres cosas:

  1. Que la superficie es plana en el sentido longitudinal, a lo largo.
  2. Que la superficie es plana en el sentido transversal, a lo ancho.
  3. Que la superficie no está alabeada, es decir, que no hay giros de los lados del plano.

Chequeo a lo largo:

Con una pieza que probablemente ha salido de la cepilladora eléctrica, probablemente estará bastante plana. Lo primero que tenemosPiezas. Nivelado Longitudinal que hacer es darle una serie de cepillados de limpieza. Marcamos unas diagonales en la pieza y vamos barriendo de izquierda a derecha, con pasadas de cepillo longitudinales. Hay que tener en cuenta (ver croquis), que para que las pasadas queden uniformes, en los barridos de los extremos hay que desplazar el eje longitudinal del cepillo 10mm. hacia el interior de la tabla. De esa manera unas cepilladas se van solapando con las otras y la pasada es uniforme en todo el ancho de la tabla.

Una vez limpia la tabla, la operación de chequeo de la superficie se debe hacer con una regla, para ver si tenemos bollos (superficie cóncava) o bien agujeros (superficie convexa). Veréis en el vídeo que adjunto, que hay que mover la regla y ver si apoya en algún punto intermedio o bien en los extremos.

Para eliminar los bollos, hay que seguir la siguiente pauta:

Dibujamos unas lineas en los extremos de la tabla, de la zona que no vamos a cepillar.      Piezas. Nivelado longitudinal.Marcas

Dejando esas lineas sin cepillar, vamos dando pasadas a lo largo, empezando con los extremos (igual que en la limpieza anterior), y luego hacia el centro. En una o dos pasadas veremos que cada vez sale menos viruta de nuestra «zona de cepillado», hasta prácticamente no salir nada. En ese momento, si volvemos a chequear con la regla, veremos que el hueco en el medio es prácticamente nada. A partir de ahí, damos una serie de cepilladas de limpieza nuevamente para eliminar las lineas que teníamos en los extremos, y esa pieza ya está plana en el sentido longitudinal.

Chequeo a lo ancho:

El proceso es similar al anterior. Lo primero, con la escuadra de canto, comprobamos al trasluz si tenemos un ancho de pieza cóncavo o convexo. Necesitamos que tenga una ligera concavidad, pero no que tenga una montañita en el centro. Hay que eliminar ese bollo o convexidad.Piezas.NIvelado Transvers

La forma de hacerlo es la que se ve en el croquis o el video. Daremos una serie de pasadas, empezando por el centro, y desplazando el cepillo hacia los extremos, dejando sin hacer unos aproximadamente 6mm en cada extremo.

Una vez hecho esto, comprobamos de nuevo al trasluz, y veréis que ya a lo ancho la pieza tiene esa mínima concavidad, y por tanto la consideraremos plana a lo ancho.

Entenderéis mejor los dos primeros chequeos en este video

Chequeo del giro o alabeo:

Para comprobar que la pieza no está revirada, hay que usar las reglas de nivelar. Colocándolas en los extremos de la pieza, hay que alejarse una distancia equivalente al menos a tres veces la longitud de la pieza que estamos revisando.

Piezas.Revirado.Reglas

De esa manera, podremos, cerrando un ojo, ver si ambas reglas están al mismo nivel o por el contrario hay un extremo más alto que otro. Para esta comprobación, es muy útil el que los extremos superiores de la regla trasera tengan un elemento más claro, un plástico blanco, madera más clarita o en el pasado, trozos de teclas de piano.

En otro post os enseñaré como fabricar unas elegantes reglas de nivelado.

Una vez comprobado si hay alguna esquina más alta, debemos rebajar esas zonas altas hasta nivelarlas con las otras. Para ello, hay que marcar los puntos a rebajar, y proceder de la siguiente manera:

Piezas.Revirado.Marcas

Marcamos los extremos donde cepillaremos tal y como se ve en el croquis.

Cepillamos la zona sombreada en rojo, sin quitar nada en los extremos más bajos de la pieza (marcado con 0).

Piezas.Revirado.Cepilaldo

Damos unas cepilladas finales en la zona central(verde) para igualar la pieza.

Con todo ello, y tras chequearlo nuevamente con las reglas de nivelado, comprobaremos que la pieza no tiene giros. Os dejo un video del proceso.

Con las tres comprobaciones anteriores, vemos que la superficie de la pieza, en el sentido longitudinal, transversal, y respecto al giro, ha quedado perfectamente plana. Si usamos los plásticos de 0.025mm. veremos que ese es el margen para considerar una pieza, realmente PLANA .

Ahora ya solo nos queda dejar plano un canto para conseguir un borde de referencia, pero eso será en la siguiente entrada. Chao.

CEPILLO 5 Y MEDIO.PUESTA EN MARCHA (3). Afilado de la cuchilla

Tras el aplanado de la parte trasera, y la formación de la curva en el frente, ya solo nos quedaría el proceso de afilado de la cuchilla. Esta técnica, sería la que repetiríamos en cuchillas ya usadas y que queremos volver a afilar.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el frente de la cuchilla es curvo, y por lo tanto, a la hora de afilar, hay que pensar que la presión que ejercemos sobre la cuchila, debe ir cambiando de posiciónCEPILLO. Afilado cuchilla

Por lo tanto, tal y como se ve en el croquis, hay cinco puntos en los que tendremos que ir apretando para afilar correctamente la cuchilla sobre la piedra de agua. Hay que hacer pasadas enérgicas, sobre la piedra de 800, y al final sobre la piedra de 8000, tal y como os explicaré enseguida.

Pero llegados a este punto, hay que hacerse la pregunta fundamental del afilado de cualquier cuchilla o herramienta. ¿CUANTAS PASADAS NECESITO DAR EN LA PIEDRA PARA AFILAR LA CUCHILLA?

La respuesta es sencilla, tantas como necesites, para conseguir que aparezca una rebaba de metal en el lado contrario del filo.

Y aunque parezca una tontería, es importante saber que el número de pasadas, irá variando en función de cuantas veces hayamos afillado la cuchilla anteriormente. En principio serán entre 2 y 15 pasadas, y a partir de 15 deberíamos ya volver a esmerilar el primer ángulo del filo de la cuchilla.

Resumiendo, vamos haciendo pases con los dos dedos (ver video) apretando en cada una de las cinco posiciones del croquis, el mismo número de pases en cada posición, con el siguiente criterio:

  1. Una primera tanda de pases para hacer el primer bisel a 33º, en la piedra de 800. En este caso, para ese bisel necesitaremos una proyección en la guía de afilado de 37mm. Tantos pases como necesitemos para obtener la rebaba metálica.
  2. Limpiamos la cuchilla y la guía, y cambiamos la proyección. Ahora necesitamos una proyección 3mm menor, es decir, 34mm para obtener un ángulo de 35º. Esta segunda tanda de afilado es sobre la piedra de 8000, ojo, y haremos 4 pasadas suaves.
  3. El último proceso, es sacar la cuchilla de la guía, y hacer en la piedra de 8000 el truco de la regla por la parte trasera, para dejarla pulida perfectamente.

consejo: conviene que grabéis en la cuchilla los datos de los dos ángulos de afilado con sus correspondientes proyecciones, para futuros afilados.

De todas formas, y como siempre, os dejo el video que espero que disfruteis.